¿QUÉ SABER ANTES DE COMPRAR TU PRIMERA IMPRESORA 3D? (En función a tu edad)

Hoy en día podemos encontrar un abanico muy grande de marcas y modelos de Impresoras 3D en el mercado, tantas que pueden llegar a confundirnos. En este blog te mostraremos cual es la mejor para ti en función a tus necesidades.


Si estás aquí es porque ya has visto una impresora 3D, has visto videos, fotos, publicidad o incluso conoces a alguien que ya tiene una. Aquí tomaremos atención a algunas pautas importantes que te darán una mejor idea de lo que podría ser tu experiencia con tu primera máquina, y lo más importante, que puedas identificar cuál es mejor para ti. Para esto evaluaremos cada situación con ejemplos de Impresoras 3D que hemos probado y consideramos que son las mejores o más estables de cada rango de precio.


Las “Impresoras 3D” se han desarrollado exponencialmente en los últimos años, haciéndolas mucho más amigables y fáciles de usar, pero tenemos que entender que ya en la práctica puede convertirse en una herramienta muy poderosa en tu espacio de trabajo o un dolor de cabeza muy grande si no tienes la suficiente paciencia para cruzar la curva de aprendizaje necesaria para dominar tu máquina. Esa curva de aprendizaje será mayor o menor dependiendo de tu nivel de conocimiento sobre Impresión 3D, las máquinas, tecnologías, etc. Este conocimiento puede estar en blogs como este, videos o, mejor aún, en Capacitaciones personalizadas como nuestro Curso de Impresión 3D.


Toda esa información hará que tu experiencia con la Impresión 3D sea cada vez mejor, le puedas sacar el mejor provecho a tu máquina desde el día 1 y puedas evitar esto:


falla de impresión 3d


Ahora bien, todo lo mencionado podría desanimar un poco, pero en realidad el trabajo día a día con la Impresión 3D te puede resolver muchos problemas propios o plantear soluciones para quienes te rodean. El límite es tu creatividad. La impresión 3D se ajusta tanto a niños como adultos por las diferentes formas de explorar, crear y sobre todo como una fuente de diversión. Aunque suene un poco Friki, pero una de las razones principales para comprar una impresora 3D es el poder disfrutar haciendo tus propios diseños y, bien encaminado y aprovechado, puede ser una excelente herramienta de negocio.


Para eso tienes que preguntarte. ¿Para qué quiero una Impresora 3D?, ¿Qué cosas quiero fabricar?, eso te puede dar una primera pauta al momento de seleccionar tu Impresora. Incluso, pensando un poco a futuro, preguntas como, ¿solo quiero experimentar y tener una impresora por la emoción del momento?, ¿a primera instancia, será solo un hobby?, ¿Quiero ponerme un negocio de impresión 3D? y aunque las ideas y sueños pueden ser muy grandes, con toda la honestidad, ¿hasta cuánto podría invertir en mi PRIMERA IMPRESORA 3D?

Responder a estas preguntas de manera clara y honesta te dará una mejor visión al momento de elegir tu máquina.


Hay que tomar en cuenta que las Impresoras 3D manejan temperaturas muy altas para fundir los plásticos (FDM) o químicos un poco tóxicos (SLA/MSLA) que te podrían lesionar dependiendo del tipo del tipo de tecnología con la que elijas comenzar. Así que si eres menor de edad (<18 años) siempre deberás trabajar con ayuda y guía de un adulto o que mejor, tus padres 😉


¿Debería tener una Impresora 3D un menor de edad? La respuesta es SI, una herramienta como esta puede ayudarte como niño/a, adolescente a expandir tu mente, definir y poner a prueba tus gustos y a futuro te dará una mejor visión de lo que quieres hacer. Podrás hacer figuras de tus personajes favoritos, accesorios para tus juguetes o consolas de videojuegos, decoraciones para tu dormitorio, para tu casa, obsequios, juegos, experimentos, y mucho más.