¿QUÉ ES UNA IMPRESORA 3D? TIPOS Y COMO FUNCIONA

Actualizado: 10 feb

En la actualidad hay diferentes tipos de impresoras 3D en el mercado, aunque no tienen la misma naturaleza y funcionamiento, todas cumplen con el mismo objetivo: las impresoras 3D interpretan un lenguaje de programación para producir un objeto físico por medio de la superposición de capas sucesivas de un material en específico de acuerdo a su tecnología (Filamentos, resinas, polvos, etc).


Hacer objetos tangibles a partir del código o diseño 3D suena sencillo, pero analicemos cómo se hace con algunas de las tecnologías más comunes disponibles en la actualidad a nivel industrial y personal.


Empezaremos con las tecnologías que se han acoplado muy bien al consumidor bajo y medio. Son dos las que consideramos las más importantes para entender de mejor manera este maravilloso mundo de la Impresión 3D: FDM (Modelado por Deposición Fundida) y SLA (Estereolitografía).





TECNOLOGÍA FDM O FFF (Modelado por Deposición Fundida o Fabricación con Filamento Fundido):


Este es el tipo más común de impresora 3D de escritorio en el mercado hoy en día. Las impresoras FDM depositan material fundido en capas con trayectorias definidas para ir construyendo un objeto una fracción de milímetro a la vez. Por lo general, utilizan filamento de plástico como material base, y crean el objeto al extruir[1] a través de una pequeña boquilla en una ubicación específica. Para ponerlo más sencillo, podemos pensar que es como una pistola de pegamento automática.


tecnología FDM

 

[1] EXTRUIR: Proceso de manufactura en donde se deforma el plástico con flujo continuo por medio de presión y empuje, el plástico pasa por un molde para obtener una forma en específico.

 

Así mismo, existen 4 tipos de Impresoras 3D con tecnología FDM: Cartesianas, Delta, Polares y Articuladas.

Es muy claro que pueden diferenciarse por su apariencia y en realidad todas pueden ofrecerte muy buenos resultados, pero, ¿cuál es mejor?, esta es una variable que realmente se define al tener en cuenta tu aplicación (¿para qué la vas a usar?), el tamaño que necesites, la complejidad de los modelos a fabricar, los materiales a utilizar, la calidad, precisión y lo más importante, el presupuesto que puedas direccionar a una impresora 3D.


Si te gustaría un análisis compar